NEPTUNO

Neptuno en tránsito

Neptuno está vinculado con el deseo de trascender los límites de la personalidad y fundirse con algo más grande. En esencia, es el anhelo de perdernos e ir más allá de las fronteras del ego aislado, ya sea po medio de una serena comunión con la naturaleza, escuchando música o sumergiéndonos en estados meditativos. Neptuno es un disolvente de fronteras y, en sus tránsitos, difumina o disuelve la frontera entre nosotros y los demás. También puede diluir la fuerza de una energía hasta entonces concentrada, ya se trate de una carrera o de una relación cuidadosamente estructurada, o bien de una convicción o de una actitud tenazmente mantenida.

Pero un tránsito de Neptuno socava también la frontera interna entre consciente e inconsciente, sumergiendo o anegando nuestra identidad consciente en contenidos provenientes del inconsciente. Ese efecto puede intensificar nuestra conciencia de la unidad de todo lo que existe y aumentar nuestra capacidad de comprender la esencia espiritual que es el núcleo subyacente en todas las formas de vida. Neptuno nos puede ayudar a acceder a esa dimensión más allá de la supuesta realidad que podemos ver y tocar.

 

Conjunción a Neptuno

Neptuno en tránsito en conjunción a tu Sol

Cuando Neptuno transita en aspecto con el Sol, disuelve las fronteras de la identidad. Te pide que renuncies a la forma en que te sientes a ti mismo para dar lugar a algo nuevo. Este período te ofrece una visión nueva de ti mismo, pero lo más frecuente es que denote un tiempo de confusión y de inseguridad. Quizás hasta ese momento te hayas enfrentado con total confianza a la vida, pero ahora no estás tan seguro de tu poder, tu valor o tu propia identidad. Como consecuencia, te sientes perdido e incapaz de seguir adelante como siempre.

Para trabajar de forma positiva con este tránsito, debes recordar que por algo será lo que está pasando: para que finalmente puedas reconstruirte de una forma nueva. Algo tiene que morir para que pueda nacer algo nuevo. Entenderlo así tal vez no te sirva para aliviarte el dolor, la frustración y la desilusión que sientes, pero puede ayudarte a encontrar algún sentido en lo que está ocurriendo. Evidentemente, esto no es fácil ni agradable. Será útil que te concedas tiempo para el duelo del yo antiguo que está muriendo. Finalmente el tránsito pasará, y saldrás de él convertido en una persona diferente.

 

Neptuno en tránsito en conjunción a tu Luna

Cuando Neptuno en tránsito forma un aspecto con la Luna natal, estos planetas se combinan para incrementar tu receptividad hacia el ambiente y hacia las personas que te rodean. La nota dominante de este período es la comprensión, la compasión y el sacrificio –pero también el (auto)engaño–. Como en estos momentos estás más abierto a influencias de fuera, es fácil que los demás se aprovechen de ti, a menos que tengas más cautela y discrimines mejor. Neptuno intensifica la necesidad lunar de unirse y fundirse con otros, al mismo tiempo que te deja indefenso ante el engaño… la receta ideal para relaciones complejas y difíciles.

Cuando este planeta influye en tus emociones, ves lo que quieres ver, no lo que realmente sucede. Así es como puede ocurrir que te enamores de alguien que más adelante resulta no tener nada que ver con lo que al comienzo te imaginabas. La sinceridad emocional no es probablemente lo primero que uno asocia con un tránsito Neptuno-Luna, y sin embargo, ser tan veraz como sea posible contigo mismo y con los demás es, durante este período, el mejor antídoto contra sus manifestaciones negativas.

Este tránsito difícil puede desorganizar por completo tus emociones; por lo tanto la meditación, la música y la comunicación con la naturaleza tendrán efectos restauradores sobre tu psique acosada por los altibajos de la vida. De hecho, es posible que descubras en tu interior una profundidad de sentimientos y una capacidad de compasión y de perdón de las que nunca te habías sabido poseedor.

 

Neptuno en tránsito en conjunción a tu Mercurio

Durante este tránsito el lado consciente y el lado inconsciente de tu psique vuelven a reunirse, pero de una manera que puede ser bastante inquietante. El miedo, la duda y la confusión pueden adueñarse de tu mente y obstaculizar tu buen juicio y tu capacidad de funcionar bien en el mundo. Te cuesta más organizarte y organizar tu vida diaria, e incluso las actividades más rutinarias pueden resultarte difíciles. La energía neptuniana te vuelve indeciso, aletargado y despistado, ya que tu pensamiento racional se ve invadido por estados de ánimo y complejos emocionales que afloran desde el inconsciente o de las profundidades de tu ser. No es un buen momento para tomar decisiones importantes, que requieran astucia, o firmar algún contrato. Sería aconsejable que acudas a una persona de confianza para que te ayude o que, por lo menos, leas cuidadosamente la letra pequeña.

Por otro lado, debido a que el inconsciente está más activo, este tránsito señala un buen momento para iniciar alguna forma de terapia o autoexploración, pero debes estar seguro de que lo haces con un profesional experimentado que pueda ayudarte a superar las manifestaciones más difíciles de esta influencia de Neptuno.

 

Neptuno en tránsito en conjunción a tu Venus

Estás entrando en una época en la que tu capacidad de apreciar la belleza de lo que te rodea se incrementa, pero corres el riesgo de caer víctima de fantasías sentimentales desmesuradas. Parece que tu corazón se expande y rebosa de amor. Neptuno disuelve los límites, y es probable que en este período sientas el deseo de entregarte sin reservas y perderte en otra persona. Pero ten cuidado, porque Neptuno trae consigo la tendencia a idealizar y a no ver con claridad lo que tienes delante. Eres especialmente susceptible a las personas soñadoras y de sensibilidad artística, que te inspiran con sus visiones y su imaginación, y a personas débiles y necesitadas.

Permaneces tan fascinado por lo que tienen de bueno y por lo bien que te hacen sentir esos seres maravillosos, que pasas por alto otras características suyas que pueden ser más problemáticas. Estás tan ávido de amor y de afecto que los buscas dondequiera que puedas hallarlos, y esta situación puede dar origen a la promiscuidad o una falta de discriminación en tu elección de pareja. Pero tarde o temprano descubrirás que no todo es tan bonito como parecía al principio, y finalmente no te quedará otra alternativa que descender a la tierra y establecer la relación sobre bases más sólidas –o abandonarla–.

 

Neptuno en tránsito en conjunción a tu Marte

Este tránsito altera la forma en que afirmas tu individualidad y vas en pos de lo que quieres en la vida. Marte representa el principio masculino que se hace valer, pero Neptuno suaviza esa tendencia y puede llegar hasta nublar tu determinación y disolver tus fuerzas. Entonces, la confusión te impide ver cómo encauza tu energía; te sientes inseguro e indiferente, y te cuesta tomar la iniciativa y llevar a cabo un proyecto. Si eres una persona activa y dinámica, este tránsito puede resultar sumamente incómodo, ya que te sentirás ineficiente y deprimido. Puede ser tranqulizador saber que ese efecto de Neptuno no será eterno, aunque puede durar de tres a cinco años.

No obstante, este período aparentemente tan difícil ofrece otras maneras de crecer. Si has estado demasiado identificado con una imagen de ti mismo como una persona poderosa o fuerte, este tránsito te enseña que afuera hay fuerzas mayores que pueden más que la voluntad del yo individual. Ahora tienes la oportunidad de aprender lo que se siente al perder, y esto puede hacerte más sensible y más comprensivo con otras personas que también hayan conocido el fracaso.

Neptuno quiere que renuncies a usar tu Marte sólo para tus propios fines. En un sentido, lo que se te pide es que renuncies a usar tu poder en beneficio tuyo y lo utilices para ayudar a los demás. Ahora debes preocuparte más por los sentimientos de las personas de tu entorno y a usar tu energía para promover causas que beneficien a otros, y no solamente a ti mismo.

 

Neptuno en tránsito en conjunción a tu Júpiter

Júpiter se asocia con la necesidad de ensanchar la conciencia y dar significado a la existencia mediante la filosofía o conceptos espirituales, y Neptuno estimula la expansividad y el idealismo natural de Júpiter, pero también puede confundir.

Este tránsito tenso te hace vulnerable a dejarte inspirar y llevar por ideas filosóficas o conceptos y prácticas espirituales de forma desmesurada. Sin saber cómo, te dejas llevar por tu propio entusiasmo hasta el punto de volverte fanático o extremista. Convencido de que has encontrado la respuesta a todo y para todos, es posible que trates de imponer con demasiada fuerza tus convicciones a otras personas. Y si pones demasiada esperanza en que una doctrina o una filosofía te resuelva todos los problemas, es fácil que te decepciones. Durante este tránsito, Neptuno tiende a nublar y deformar la visión de Júpiter, y es necesario que veas con cuidado a quién confías tu fe.

Además, es probable que tengas un sentimiento exagerado de tu propio poder o de tus capacidades. Convencido de que puedes hacer cualquier cosa, vuelas demasiado alto, abarcas demasiado y excedes tus límites. Estás seguro de que cualquier cosa que hagas terminará por salirte bien y puede que por eso corras riesgos innecesarios. Este período no es el mejor para emprender aventuras financieras, ya que incluso inversiones aparentemente sólidas pueden verse descalabradas por circunstancias que no has previsto.

 

Neptuno en tránsito en conjunción a tu Saturno

Cuando Neptuno entra en contacto con Saturno, las defensas de este último fallan y dejan al descubierto las dudas y debilidades relacionados con su emplazamiento. Durante este período Neptuno va minando la muralla protectora de Saturno, y es seguro que no será una experiencia fácil de soportar. Sin embargo, al desprenderte de la imagen que tienes de ti mismo y volver a conectarte con lo que habías excluido de tu identidad, puedes cambiar y crecer. También debes recordar que lo que niegas o reprimes no son sólo partes «negativas» de tu interior, ya que Saturno tiende a suprimir cualquier sentimiento «sospechoso» (aunque valioso).

Durante este tránsito, Neptuno ofrece la oportunidad de derrumbar esos muros que impiden el desarrollo de tus dones ocultos, pero tienes que tener paciencia y ser consciente de que la tarea de integración de nuevas ideas y visiones no será fácil. Saturno tiene los pies firmemente plantados en el suelo, y se sentirá amenazado por el efecto disolvente de Neptuno. Por más que todo esto pueda inquietarte, es probable que tengas que dejarte desintegrar para poder reorganizarte de otra manera. Para tener la vivencia de tu unidad espiritual con el resto de la vida, de hecho tienes que renunciar al sentimiento de ti mismo como un ser totalmente separado y distinto. Las revelaciones neptunianas sobre la recíproca conexión de toda vida constituyen una amenaza para el ego que tanto se ha esforzado por construir y mantener una identidad determinada. Y sin embargo, la universalidad espiritual no excluye la individualidad, sino que pide sólo la renuncia de los conceptos falsos que inhiben la autorrealización.

 

Neptuno en tránsito en conjunción a tu Urano

Puesto que ambos planetas se mueven muy lentamente, un tránsito entre ellos afecta a grandes grupos de personas y no tiene necesariamente un significado personal. El contacto cobra más importancia cuando activa los aspectos de Urano con otros planetas, especialmente con cualquiera de los planetas personales.

No obstante, en rasgos generales, eres más receptivo a las ideas o corrientes conceptuales que flotan en el aire, aunque el cambio que te pide este tránsito tiende a estar teñido de tensión y conflicto. Puede que Neptuno ponga en tela de juicio los principios por los que te has regido para organizar tu vida. Lo que hasta este momento considerabas verdad ya no te convence tanto. Por consiguiente, es probable que te espere un período de incertidumbre y confusión. Lo mejor que puedes hacer es confiar en que el tiempo y la introspección te permitirán resolver el dilema. Sin embargo, durante este período, la exploración de lo oculto o de lo sobrenatural puede resultar en engaños y decepciones, ya que Neptuno mina la racionalidad. Ahora estás predispuesto a vivencias de naturaleza mística o psíquica, pero es aconsejable que emprendas cualquier tipo de terapia o método de autodescubrimiento bajo la supervisión de una persona madura, de amplia experiencia y en quien puedas confiar.

 

Neptuno en tránsito en conjunción a tu Ascendente

Es un periodo en el que se sensibiliza tu percepción del entorno en que vives, haciéndote susceptible a ser decepcionado por otras personas. Es posible que te dejes llevar por fantasías, idealismos y situaciones irreales que te van a servir de poco; idealizando a personas, especialmente a amantes; debes tener especial cuidado en tus relaciones amorosas. Existe el peligro de que pierdas el sentido de quién eres y cuáles son tus limitaciones.

Sentirás un especial interés por ayudar a los demás y aumentará tu sentido compasivo y espiritual, pero debes darte cuenta de que no eres un salvador para evitar ciertas situaciones conflictivas. En general es un periodo en el que se pueden producir en tu vida experiencias síquicas y trascender tu vida personal a niveles más elevados.

 

Neptuno en tránsito en conjunción a tu Mediocielo

Este tránsito de Neptuno sobre tu Mediocielo afecta mucho a tu autoimagen personal y a la dirección que tomarás en tu vida. Puede traerte ciertas confusiones, no teniendo una idea clara de hacia dónde quieres ir. Sientes que lo que has estado haciendo hasta ahora es inadecuado, mostrándote más inclinado hacia un mayor idealismo y romanticismo.

Te sentirás atraído a trabajar en instituciones sociales o espirituales. Examina si deseas este trabajo porque te sientes merecedor, o si realmente forma parte de tu vocación. Puede empezar aquí un camino vocacional espiritual que, si lo mantienes, puede llevarte muy lejos.

 

Oposición a Neptuno

Neptuno en tránsito en oposición a tu Sol

Cuando Neptuno transita en aspecto con el Sol, disuelve las fronteras de la identidad. Te pide que renuncies a la forma en que te sientes a ti mismo para dar lugar a algo nuevo. Este período te ofrece una visión nueva de ti mismo, pero lo más frecuente es que denote un tiempo de confusión y de inseguridad. Quizás hasta ese momento te hayas enfrentado con total confianza a la vida, pero ahora no estás tan seguro de tu poder, tu valor o tu propia identidad. Como consecuencia, te sientes perdido e incapaz de seguir adelante como siempre.

Para trabajar de forma positiva con este tránsito, debes recordar que por algo será lo que está pasando: para que finalmente puedas reconstruirte de una forma nueva. Algo tiene que morir para que pueda nacer algo nuevo. Entenderlo así tal vez no te sirva para aliviarte el dolor, la frustración y la desilusión que sientes, pero puede ayudarte a encontrar algún sentido en lo que está ocurriendo. Evidentemente, esto no es fácil ni agradable. Será útil que te concedas tiempo para el duelo del yo antiguo que está muriendo. Finalmente el tránsito pasará, y saldrás de él convertido en una persona diferente.

 

Neptuno en tránsito en oposición a tu Luna

Cuando Neptuno en tránsito forma un aspecto con la Luna natal, estos planetas se combinan para incrementar tu receptividad hacia el ambiente y hacia las personas que te rodean. La nota dominante de este período es la comprensión, la compasión y el sacrificio –pero también el (auto)engaño–. Como en estos momentos estás más abierto a influencias de fuera, es fácil que los demás se aprovechen de ti, a menos que tengas más cautela y discrimines mejor. Neptuno intensifica la necesidad lunar de unirse y fundirse con otros, al mismo tiempo que te deja indefenso ante el engaño… la receta ideal para relaciones complejas y difíciles. Cuando este planeta influye en tus emociones, ves lo que quieres ver, no lo que realmente sucede. Así es como puede ocurrir que te enamores de alguien que más adelante resulta no tener nada que ver con lo que al comienzo te imaginabas. La sinceridad emocional no es probablemente lo primero que uno asocia con un tránsito Neptuno-Luna, y sin embargo, ser tan veraz como sea posible contigo mismo y con los demás es, durante este período, el mejor antídoto contra sus manifestaciones negativas.

Este tránsito difícil puede desorganizar por completo tus emociones; por lo tanto la meditación, la música y la comunicación con la naturaleza tendrán efectos restauradores sobre tu psique acosada por los altibajos de la vida. De hecho, es posible que descubras en tu interior una profundidad de sentimientos y una capacidad de compasión y de perdón de las que nunca te habías sabido poseedor.

 

Neptuno en tránsito en oposición a tu Mercurio

Durante este tránsito el lado consciente y el lado inconsciente de tu psique vuelven a reunirse, pero de una manera que puede ser bastante inquietante. El miedo, la duda y la confusión pueden adueñarse de tu mente y obstaculizar tu buen juicio y tu capacidad de funcionar bien en el mundo. Te cuesta más organizarte y organizar tu vida diaria, e incluso las actividades más rutinarias pueden resultarte difíciles.

La energía neptuniana te vuelve indeciso, aletargado y despistado, ya que tu pensamiento racional se ve invadido por estados de ánimo y complejos emocionales que afloran desde el inconsciente o de las profundidades de tu ser. No es un buen momento para tomar decisiones importantes, que requieran astucia, o firmar algún contrato. Sería aconsejable que acudas a una persona de confianza para que te ayude o que, por lo menos, leas cuidadosamente la letra pequeña.

Por otro lado, debido a que el inconsciente está más activo, este tránsito señala un buen momento para iniciar alguna forma de terapia o autoexploración, pero debes estar seguro de que lo haces con un profesional experimentado que pueda ayudarte a superar las manifestaciones más difíciles de esta influencia de Neptuno.

 

Neptuno en tránsito en oposición a tu Venus

Estás entrando en una época en la que tu capacidad de apreciar la belleza de lo que te rodea se incrementa, pero corres el riesgo de caer víctima de fantasías sentimentales desmesuradas. Parece que tu corazón se expande y rebosa de amor. Neptuno disuelve los límites, y es probable que en este período sientas el deseo de entregarte sin reservas y perderte en otra persona. Pero ten cuidado, porque Neptuno trae consigo la tendencia a idealizar y a no ver con claridad lo que tienes delante. Eres especialmente susceptible a las personas soñadoras y de sensibilidad artística, que te inspiran con sus visiones y su imaginación, y a personas débiles y necesitadas.

Permaneces tan fascinado por lo que tienen de bueno y por lo bien que te hacen sentir esos seres maravillosos, que pasas por alto otras características suyas que pueden ser más problemáticas. Estás tan ávido de amor y de afecto que los buscas dondequiera que puedas hallarlos, y esta situación puede dar origen a la promiscuidad o una falta de discriminación en tu elección de pareja. Pero tarde o temprano descubrirás que no todo es tan bonito como parecía al principio, y finalmente no te quedará otra alternativa que descender a la tierra y establecer la relación sobre bases más sólidas –o abandonarla–.

 

Neptuno en tránsito en oposición a tu Marte

Este tránsito altera la forma en que afirmas tu individualidad y vas en pos de lo que quieres en la vida. Marte representa el principio masculino que se hace valer, pero Neptuno suaviza esa tendencia y puede llegar hasta nublar tu determinación y disolver tus fuerzas. Entonces, la confusión te impide ver cómo encauzar tu energía; te sientes inseguro e indiferente, y te cuesta tomar la iniciativa y llevar a cabo un proyecto. Si eres una persona activa y dinámica, este tránsito puede resultar sumamente incómodo, ya que te sentirás ineficiente y deprimido. Puede ser tranquilizador saber que ese efecto de Neptuno no será eterno, aunque puede durar de tres a cinco años.

No obstante, este período aparentemente tan difícil ofrece otras maneras de crecer. Si has estado demasiado identificado con una imagen de ti mismo como una persona poderosa o fuerte, este tránsito te enseña que afuera hay fuerzas mayores que pueden más que la voluntad del yo individual. Ahora tienes la oportunidad de aprender lo que se siente al perder, y esto puede hacerte más sensible y más comprensivo con otras personas que también hayan conocido el fracaso.

Neptuno quiere que renuncies a usar tu Marte sólo para tus propios fines. En un sentido, lo que se te pide es que renuncies a usar tu poder en beneficio tuyo y lo utilices para ayudar a los demás. Ahora debes preocuparte más por los sentimientos de las personas de tu entorno y a usar tu energía para promover causas que beneficien a otros, y no solamente a ti mismo.

 

Neptuno en tránsito en oposición a tu Júpiter

Júpiter se asocia con la necesidad de ensanchar la conciencia y dar significado a la existencia mediante la filosofía o conceptos espirituales, y Neptuno estimula la expansividad y el idealismo natural de Júpiter, pero también puede confundir.

Este tránsito tenso te hace vulnerable a dejarte inspirar y llevar por ideas filosóficas o conceptos y prácticas espirituales de forma desmesurada. Sin saber cómo, te dejas llevar por tu propio entusiasmo hasta el punto de volverte fanático o extremista. Convencido de que has encontrado la respuesta a todo y para todos, es posible que trates de imponer con demasiada fuerza tus convicciones a otras personas. Y si pones demasiada esperanza en que una doctrina o una filosofía te resuelvan todos los problemas, es fácil que te decepciones. Durante este tránsito, Neptuno tiende a nublar y deformar la visión de Júpiter, y es necesario que veas con cuidado a quién confías tu fe.

Además, es probable que tengas un sentimiento exagerado de tu propio poder o de tus capacidades. Convencido de que puedes hacer cualquier cosa, vuelas demasiado alto, abarcas demasiado y excedes tus límites. Estás seguro de que cualquier cosa que hagas terminará por salirte bien y puede que por eso corras riesgos innecesarios. Este período no es el mejor para emprender aventuras financieras, ya que incluso inversiones aparentemente sólidas pueden verse descalabradas por circunstancias que no has previsto.

 

Neptuno en tránsito en oposición a tu Saturno

Cuando Neptuno entra en contacto con Saturno, las defensas de este último fallan y dejan al descubierto las dudas y debilidades relacionados con su emplazamiento. Durante este período Neptuno va minando la muralla protectora de Saturno, y es seguro que no será una experiencia fácil de soportar. Sin embargo, al desprenderte de la imagen que tienes de ti mismo y volver a conectarte con lo que habías excluido de tu identidad, puedes cambiar y crecer. También debes recordar que lo que niegas o reprimes no son sólo partes «negativas» de tu interior, ya que Saturno tiende a suprimir cualquier sentimiento «sospechoso» (aunque valioso).

Durante este tránsito, Neptuno ofrece la oportunidad de derrumbar esos muros que impiden el desarrollo de tus dones ocultos, pero tienes que tener paciencia y ser consciente de que la tarea de integración de nuevas ideas y visiones no será fácil. Saturno tiene los pies firmemente plantados en el suelo, y se sentirá amenazado por el efecto disolvente de Neptuno. Por más que todo esto pueda inquietarte, es probable que tengas que dejarte desintegrar para poder reorganizarte de otra manera.

Para tener la vivencia de tu unidad espiritual con el resto de la vida, de hecho tienes que renunciar al sentimiento de ti mismo como un ser totalmente separado y distinto. Las revelaciones neptunianas sobre la recíproca conexión de toda vida constituyen una amenaza para el ego que tanto se ha esforzado por construir y mantener una identidad determinada. Y sin embargo, la universalidad espiritual no excluye la individualidad, sino que pide sólo la renuncia de los conceptos falsos que inhiben la autorrealización.

 

Neptuno en tránsito en oposición a tu Urano

Puesto que ambos planetas se mueven muy lentamente, un tránsito entre ellos afecta a grandes grupos de personas y no tiene necesariamente un significado personal. El contacto cobra más importancia cuando activa los aspectos de Urano con otros planetas, especialmente con cualquiera de los planetas personales.

No obstante, en rasgos generales, eres más receptivo a las ideas o corrientes conceptuales que flotan en el aire, aunque el cambio que te pide este tránsito tiende a estar teñido de tensión y conflicto. Puede que Neptuno ponga en tela de juicio los principios por los que te has regido para organizar tu vida. Lo que hasta este momento considerabas verdad ya no te convence tanto. Por consiguiente, es probable que te espere un período de incertidumbre y confusión.

Lo mejor que puedes hacer es confiar en que el tiempo y la introspección te permitirán resolver el dilema. Sin embargo, durante este período, la exploración de lo oculto o de lo sobrenatural puede resultar en engaños y decepciones, ya que Neptuno mina la racionalidad. Ahora estás predispuesto a vivencias de naturaleza mística o psíquica, pero es aconsejable que emprendas cualquier tipo de terapia o método de autodescubrimiento bajo la supervisión de una persona madura, de amplia experiencia y en quien puedas confiar.

 

Neptuno en tránsito en oposición a tu Neptuno natal

Este tránsito, que se produce alrededor de los ochenta y cinco años, coincide aproximadamente con el retorno de Urano a su posición natal. Aunque los últimos años han dejado innegable el hecho de que los efectos del envejecimiento son imparables, y tal vez experimentaste restricciones y limitaciones a todos los niveles, este tránsito te ofrece la oportunidad de encontrar otras dimensiones de la experiencia que no están sujetas a las cortapisas de la vejez. Es el momento de echar una mirada retrospectiva sobre tu vida con la penetración adicional que permite la edad. Mediante la introspección y profundización puedes alcanzar no solamente un nivel más saludable de autoestima, sino también un mayor respeto por la voz interior, ese Guía Invisible, que te ha guiado y supervisado durante toda la vida. El gran tesoro de la vejez es la sabiduría. Especialmente los más jóvenes pueden beneficiarse de la visión sabia de los ancianos que han acumulado incontables experiencias durante toda su vida.

 

Neptuno en tránsito en oposición a tu Plutón

Debido a que ambos planetas se mueven con tanta lentitud, muchas personas tendrán al mismo tiempo las vivencias relacionadas con los tránsitos entre Neptuno y Plutón. La forma en que te afecta este tránsito personalmente depende de los aspectos que Plutón forme en tu carta natal.

Por lo general, te vuelves más receptivo al ímpetu de buscar el cambio y la renovación. Ahora te sientes más inclinado a mirar más en profundidad dentro de ti, y esto puede estimular un interés en la psicología, la metafísica o las ciencias ocultas. Quizás tengas que enfrentarte con alguna faceta de tu psique que hasta ese momento hayas sepultado o mantenido en secreto. Es probable que tengas que desprenderte de una etapa de la vida para dejar lugar a algo nuevo. Una actitud de buena disposición, aceptación y fe ayudará a hacer la transición.

 

Neptuno en tránsito en oposición a tu Ascendente

Con este tránsito de Neptuno tus relaciones íntimas van a ser difíciles y confusas. Debes tener cuidado a la hora de pedir consejo o asociarte con personas desconocidas. Existen posibilidades de que recibas información errónea, y la comunicación con todas las personas no sea clara. También puedes sentir que te alejas de la realidad, entendiendo las cosas de manera más elevada y espiritual.

Puede también significar un entendimiento más espiritual con otra persona; o tal vez un deterioro de una relación, no llegando a entender por qué se está terminando. En ambos casos, podrás dejar aspectos de ti mismo que ya no sirven. Puede entrar en tu vida alguien que necesite tu ayuda, y debes tener cuidado para que no se convierta en una dependencia enfermiza que sea difícil de romper.

 

Neptuno en tránsito en oposición a tu Mediocielo

Este tránsito de Neptuno puede producirte mucha inseguridad, aunque esto no quiere decir que sea malo, ya que puedes necesitarlo para romper o disolver conflictos de tu pasado familiar. Marca un periodo de crisis psicológica, sintiéndose débil y sin rumbo. Aparecerán conflictos en tu vida personal que afectarán a tu profesión. Debes mantener despierta tu vocación o la profesión que hayas elegido, porque si no perderás el interés, causando cierto deterioro. Ahora te interesa más crecer espiritualmente. Es un momento para dejar que la fuerza que llevas dentro se estabilice para ayudarte posteriormente.

 

Cuadratura a Neptuno

Neptuno en tránsito en cuadratura a tu Sol

Cuando Neptuno transita en aspecto con el Sol, disuelve las fronteras de la identidad. Te pide que renuncies a la forma en que te sientes a ti mismo para dar lugar a algo nuevo. Este período te ofrece una visión nueva de ti mismo, pero lo más frecuente es que denote un tiempo de confusión y de inseguridad. Quizás hasta ese momento te hayas enfrentado con total confianza a la vida, pero ahora no estás tan seguro de tu poder, tu valor o tu propia identidad. Como consecuencia, te sientes perdido e incapaz de seguir adelante como siempre.

Para trabajar de forma positiva con este tránsito, debes recordar que por algo será lo que está pasando: para que finalmente puedas reconstruirte de una forma nueva. Algo tiene que morir para que pueda nacer algo nuevo. Entenderlo así tal vez no te sirva para aliviarte el dolor, la frustración y la desilusión que sientes, pero puede ayudarte a encontrar algún sentido en lo que está ocurriendo. Evidentemente, esto no es fácil ni agradable. Será útil que te concedas tiempo para el duelo del yo antiguo que está muriendo. Finalmente el tránsito pasará, y saldrás de él convertido en una persona diferente.

 

Neptuno en tránsito en cuadratura a tu Luna

Cuando Neptuno en tránsito forma un aspecto con la Luna natal, estos planetas se combinan para incrementar tu receptividad hacia el ambiente y hacia las personas que te rodean. La nota dominante de este período es la comprensión, la compasión y el sacrificio –pero también el (auto)engaño–. Como en estos momentos estás más abierto a influencias de fuera, es fácil que los demás se aprovechen de ti, a menos que tengas más cautela y discrimines mejor. Neptuno intensifica la necesidad lunar de unirse y fundirse con otros, al mismo tiempo que te deja indefenso ante el engaño… la receta ideal para relaciones complejas y difíciles.

Cuando este planeta influye en tus emociones, ves lo que quieres ver, no lo que realmente sucede. Así es como puede ocurrir que te enamores de alguien que más adelante resulta no tener nada que ver con lo que al comienzo te imaginabas. La sinceridad emocional no es probablemente lo primero que uno asocia con un tránsito Neptuno-Luna, y sin embargo, ser tan veraz como sea posible contigo mismo y con los demás es, durante este período, el mejor antídoto contra sus manifestaciones negativas.

Este tránsito difícil puede desorganizar por completo tus emociones; por lo tanto la meditación, la música y la comunicación con la naturaleza tendrán efectos restauradores sobre tu psique acosada por los altibajos de la vida. De hecho, es posible que descubras en tu interior una profundidad de sentimientos y una capacidad de compasión y de perdón de las que nunca te habías sabido poseedor.

 

Neptuno en tránsito en cuadratura a tu Mercurio

Durante este tránsito el lado consciente y el lado inconsciente de tu psique vuelven a reunirse, pero de una manera que puede ser bastante inquietante. El miedo, la duda y la confusión pueden adueñarse de tu mente y obstaculizar tu buen juicio y tu capacidad de funcionar bien en el mundo. Te cuesta más organizarte y organizar tu vida diaria, e incluso las actividades más rutinarias pueden resultarte difíciles. La energía neptuniana te vuelve indeciso, aletargado y despistado, ya que tu pensamiento racional se ve invadido por estados de ánimo y complejos emocionales que afloran desde el inconsciente o de las profundidades de tu ser. No es un buen momento para tomar decisiones importantes, que requieran astucia, o firmar algún contrato. Sería aconsejable que acudas a una persona de confianza para que te ayude o que, por lo menos, leas cuidadosamente la letra pequeña.

Por otro lado, debido a que el inconsciente está más activo, este tránsito señala un buen momento para iniciar alguna forma de terapia o autoexploración, pero debes estar seguro de que lo haces con un profesional experimentado que pueda ayudarte a superar las manifestaciones más difíciles de esta influencia de Neptuno.

 

Neptuno en tránsito en cuadratura a tu Venus

Estás entrando en una época en la que tu capacidad de apreciar la belleza de lo que te rodea se incrementa, pero corres el riesgo de caer víctima de fantasías sentimentales desmesuradas. Parece que tu corazón se expande y rebosa de amor. Neptuno disuelve los límites, y es probable que en este período sientas el deseo de entregarte sin reservas y perderte en otra persona. Pero ten cuidado, porque Neptuno trae consigo la tendencia a idealizar y a no ver con claridad lo que tienes delante. Eres especialmente susceptible a las personas soñadoras y de sensibilidad artística, que te inspiran con sus visiones y su imaginación, y a personas débiles y necesitadas.

Permaneces tan fascinado por lo que tienen de bueno y por lo bien que te hacen sentir esos seres maravillosos, que pasas por alto otras características suyas que pueden ser más problemáticas. Estás tan ávido de amor y de afecto que los buscas dondequiera que puedas hallarlos, y esta situación puede dar origen a la promiscuidad o una falta de discriminación en tu elección de pareja. Pero tarde o temprano descubrirás que no todo es tan bonito como parecía al principio, y finalmente no te quedará otra alternativa que descender a la tierra y establecer la relación sobre bases más sólidas –o abandonarla–.

 

Neptuno en tránsito en cuadratura a tu Marte

Este tránsito altera la forma en que afirmas tu individualidad y vas en pos de lo que quieres en la vida. Marte representa el principio masculino que se hace valer, pero Neptuno suaviza esa tendencia y puede llegar hasta nublar tu determinación y disolver tus fuerzas. Entonces, la confusión te impide ver cómo encauzar tu energía; te sientes inseguro e indiferente, y te cuesta tomar la iniciativa y llevar a cabo un proyecto. Si eres una persona activa y dinámica, este tránsito puede resultar sumamente incómodo, ya que te sentirás ineficiente y deprimido. Puede ser tranquilizador saber que ese efecto de Neptuno no será eterno, aunque puede durar de tres a cinco años.

No obstante, este período aparentemente tan difícil ofrece otras maneras de crecer. Si has estado demasiado identificado con una imagen de ti mismo como una persona poderosa o fuerte, este tránsito te enseña que afuera hay fuerzas mayores que pueden más que la voluntad del yo individual. Ahora tienes la oportunidad de aprender lo que se siente al perder, y esto puede hacerte más sensible y más comprensivo con otras personas que también hayan conocido el fracaso.

Neptuno quiere que renuncies a usar tu Marte sólo para tus propios fines. En un sentido, lo que se te pide es que renuncies a usar tu poder en beneficio tuyo y lo utilices para ayudar a los demás. Ahora debes preocuparte más por los sentimientos de las personas de tu entorno y a usar tu energía para promover causas que beneficien a otros, y no solamente a ti mismo.

 

Neptuno en tránsito en cuadratura a tu Júpiter

Júpiter se asocia con la necesidad de ensanchar la conciencia y dar significado a la existencia mediante la filosofía o conceptos espirituales, y Neptuno estimula la expansividad y el idealismo natural de Júpiter, pero también puede confundir.

Este tránsito tenso te hace vulnerable a dejarte inspirar y llevar por ideas filosóficas o conceptos y prácticas espirituales de forma desmesurada. Sin saber cómo, te dejas llevar por tu propio entusiasmo hasta el punto de volverte fanático o extremista. Convencido de que has encontrado la respuesta a todo y para todos, es posible que trates de imponer con demasiada fuerza tus convicciones a otras personas. Y si pones demasiada esperanza en que una doctrina o una filosofía te resuelvan todos los problemas, es fácil que te decepciones. Durante este tránsito, Neptuno tiende a nublar y deformar la visión de Júpiter, y es necesario que veas con cuidado a quién confías tu fe.

Además, es probable que tengas un sentimiento exagerado de tu propio poder o de tus capacidades. Convencido de que puedes hacer cualquier cosa, vuelas demasiado alto, abarcas demasiado y excedes tus límites. Estás seguro de que cualquier cosa que hagas terminará por salirte bien y puede que por eso corras riesgos innecesarios. Este período no es el mejor para emprender aventuras financieras, ya que incluso inversiones aparentemente sólidas pueden verse descalabradas por circunstancias que no has previsto.

 

Neptuno en tránsito en cuadratura a tu Saturno

Cuando Neptuno entra en contacto con Saturno, las defensas de este último fallan y dejan al descubierto las dudas y debilidades relacionados con su emplazamiento. Durante este período Neptuno va minando la muralla protectora de Saturno, y es seguro que no será una experiencia fácil de soportar. Sin embargo, al desprenderte de la imagen que tienes de ti mismo y volver a conectarte con lo que habías excluido de tu identidad, puedes cambiar y crecer. También debes recordar que lo que niegas o reprimes no son sólo partes «negativas» de tu interior, ya que Saturno tiende a suprimir cualquier sentimiento «sospechoso» (aunque valioso).

Durante este tránsito, Neptuno ofrece la oportunidad de derrumbar esos muros que impiden el desarrollo de tus dones ocultos, pero tienes que tener paciencia y ser consciente de que la tarea de integración de nuevas ideas y visiones no será fácil. Saturno tiene los pies firmemente plantados en el suelo, y se sentirá amenazado por el efecto disolvente de Neptuno. Por más que todo esto pueda inquietarte, es probable que tengas que dejarte desintegrar para poder reorganizarte de otra manera.

Para tener la vivencia de tu unidad espiritual con el resto de la vida, de hecho tienes que renunciar al sentimiento de ti mismo como un ser totalmente separado y distinto. Las revelaciones neptunianas sobre la recíproca conexión de toda vida constituyen una amenaza para el ego que tanto se ha esforzado por construir y mantener una identidad determinada. Y sin embargo, la universalidad espiritual no excluye la individualidad, sino que pide sólo la renuncia de los conceptos falsos que inhiben la autorrealización.

 

Neptuno en tránsito en cuadratura a tu Urano

Puesto que ambos planetas se mueven muy lentamente, un tránsito entre ellos afecta a grandes grupos de personas y no tiene necesariamente un significado personal. El contacto cobra más importancia cuando activa los aspectos de Urano con otros planetas, especialmente con cualquiera de los planetas personales.

No obstante, en rasgos generales, eres más receptivo a las ideas o corrientes conceptuales que flotan en el aire, aunque el cambio que te pide este tránsito tiende a estar teñido de tensión y conflicto. Puede que Neptuno ponga en tela de juicio los principios por los que te has regido para organizar tu vida. Lo que hasta este momento considerabas verdad ya no te convence tanto. Por consiguiente, es probable que te espere un período de incertidumbre y confusión. Lo mejor que puedes hacer es confiar en que el tiempo y l introspección te permitirán resolver el dilema. Sin embargo, durante este período, la exploración de lo oculto o de lo sobrenatural puede resultar en engaños y decepciones, ya que Neptuno mina la racionalidad.

Ahora estás predispuesto a vivencias de naturaleza mística o psíquica, pero es aconsejable que emprendas cualquier tipo de terapia o método de autodescubrimiento bajo la supervisión de una persona madura, de amplia experiencia y en quien puedas confiar.

 

Neptuno en tránsito en cuadratura a tu Neptuno natal

Este tránsito, que se produce alrededor de los cuarenta y dos años, coincide aproximadamente con la oposición de Urano con tu Urano natal y se asocia con la llamada crisis de la mitad de la vida.

Durante este período tendrás que afrontar la discrepancia entre lo que te habría gustado lograr y lo que de hecho has logrado hasta ahora. Puede que la insatisfacción y el desaliento te invadan, pero al mismo tiempo esos sentimientos pueden ser un acicate que te mueva a hacer algo más con tu vida. Es probable que ahora estés más motivado para introducir cambios con el fin de alcanzar una mayor felicidad y una realización más completa.

De alguna manera, eres consciente de que una crisis interior ya no se puede resolver simplemente haciendo algunos ajustes externos. Si estás pasando por una crisis de identidad, una crisis de significado, sólo podrás hallar el camino que te saque de ella si ahondas en tu interior en busca de objetivos e ideales nuevos que te den un propósito y un significado mayor a tu vida. Tal vez tengas que renunciar a fantasías que se remontan a mucho tiempo atrás, porque ahora te das cuenta que son inalcanzables. Ha llegado el momento de renunciar a los sueños utópicos y de concentrarse en objetivos más realizables.

 

Neptuno en tránsito en cuadratura a tu Plutón

Debido a que ambos planetas se mueven con tanta lentitud, muchas personas tendrán al mismo tiempo las vivencias relacionadas con los tránsitos entre Neptuno y Plutón. La forma en que te afecta este tránsito personalmente depende de los aspectos que Plutón forme en tu carta natal.

Por lo general, te vuelves más receptivo al ímpetu de buscar el cambio y la renovación. Ahora te sientes más inclinado a mirar más en profundidad dentro de ti, y esto puede estimular un interés en la psicología, la metafísica o las ciencias ocultas. Quizás tengas que enfrentarte con alguna faceta de tu psique que hasta ese momento hayas sepultado o mantenido en secreto. Es probable que tengas que desprenderte de una etapa de la vida para dejar lugar a algo nuevo. Una actitud de buena disposición, aceptación y fe ayudará a hacer la transición.

 

Neptuno en tránsito en cuadratura a tu Ascendente

Con este tránsito de Neptuno tus relaciones con los demás se vuelven confusas y difíciles. Puedes encontrarse con personas que tratan de disuadirte de tus metas, aunque sus intenciones sean buenas. Por ello, no es buen momento para entrar en asociaciones y contratos de negocios. Te hace sentirte inseguro y puede atraer a personas que se aprovechen de tu vulnerabilidad. Puedes dejar de lado asuntos personales y alejarte de muchas situaciones del pasado, lo que puede producirte diversos efectos psicológicos.

También puedes tener pérdidas importantes en tu vida personal. Lo mejor es dejarte llevar sin tener un plan de acción especial. Si alguna relación no te ha funcionado o ha atraído a personas deshonestas, es preciso que indagues en ti mismo para encontrar el motivo. Probablemente descubras que estabas tratando de proteger algo de ti que no merecía la pena.

 

Neptuno en tránsito en cuadratura a tu Mediocielo

Con este tránsito de Neptuno sobre tu Mediocielo, tu dirección en la vida se vuelve confusa, insegura y llena de miedos. Puedes sentirte derrotado y tener que replantear tus metas para ver qué puntos merecen ser conservados. Tu actitud resulta difícil para los demás, y a veces puedes caer víctima de ellos por falta de confianza y entereza. Pueden producirse situaciones deshonestas con los demás, sobre todo con familiares y con personas que representen a la autoridad. Aunque la lección es aprender que lo que pierdes no merecía la pena, y que realmente no tienes nada que perder.

 

Trígono a Neptuno

Neptuno en tránsito en trígono a tu Sol

Cuando Neptuno transita en aspecto con el Sol, disuelve las fronteras de la identidad. Te pide que renuncies a la forma en que te sientes a ti mismo para dar lugar a algo nuevo. Este período te ofrece una visión nueva de ti mismo, más amable, expansiva o creativa que antes. Sin embargo, has de cuidarte del falso optimismo; si crees que has descubierto el sentido de una paz y una felicidad que nadie ni nada podrá conmover jamás, te estarás preparando para un despertar desagradable, cuando, tarde o temprano, esa burbuja termine por estallar. En un sentido más positivo, la tendencia neptuniana a difuminar las fronteras del yo solar tiene el efecto de estimular tu imaginación creativa. Ahora es una buena época para volverte más receptivo a lo que se conoce como el «ámbito de lo imaginario» o «ámbito místico», es decir, el plano de existencia y conciencia donde circulan imágenes, ideas y sentimientos de dimensión universal y arquetípica.

 

Neptuno en tránsito en trígono a tu Luna

Cuando Neptuno en tránsito forma un aspecto con la Luna natal, estos planetas se combinan para incrementar tu receptividad hacia el ambiente y hacia las personas que te rodean. La nota dominante de este período es la comprensión, la compasión y el sacrificio. Como en estos momentos estás más abierto a influencias de fuera, es fácil que los demás se aprovechen de ti, a menos que tengas más cautela y discrimines mejor. Neptuno intensifica la necesidad lunar de unirse y fundirse con otros, al mismo tiempo que te deja indefenso ante el engaño… la receta ideal para relaciones complejas y difíciles. La sinceridad emocional no es probablemente lo primero que uno asocia con un tránsito Neptuno-Luna, y sin embargo, ser tan veraz como sea posible contigo mismo y con los demás es, durante este período, el mejor antídoto contra sus manifestaciones negativas.

 

Neptuno en tránsito en trígono a tu Mercurio

Esta es una excelente época para integrar los procesos racionales con tu capacidad sensorial e intuitiva, ya que, aunque está activada, tu imaginación no interfiere con tu capacidad de pensar lógicamente y con claridad. Puede ser que lo que «captes» resulte de una precisión inquietante y que haya algo de «inspirado» en muchas de las ideas y de los sentimientos que tienes durante este tránsito. Ahora tienes un acceso fácil a la sabiduría de tu inconsciente, al «sabio» que todos llevamos dentro, y podrías hacer buen uso de este período si todos los días te dejas tiempo para la quietud y la reflexión. Probablemente, recibirás las respuestas que necesitas para entender o resolver mejor cualquier problema que tengas.

También la creatividad y el sentido práctico están bien sincronizados durante este tránsito Neptuno-Luna. La inspiración neptuniana puede canalizarse por vías artísticas como la poesía, la pintura, la música o la danza y llevarte a dimensiones de expresión hasta ahora desconocidas.

 

Neptuno en tránsito en trígono a tu Venus

Estás entrando en una época en la que tu capacidad de apreciar el mundo que te rodea se incrementa. Parece que el corazón se expande y rebosa de amor, no por una sola persona, sino por toda la creación. Te conmueve fácilmente la belleza, y te sientes más afectuoso con los demás. Neptuno disuelve los límites, y es probable que en este período sientas el deseo de perderte en otra persona. Pero ten cuidado, porque Neptuno trae consigo la tendencia a idealizar y a no ver con claridad lo que tiene delante.

Eres especialmente susceptible a las personas soñadoras y de sensibilidad artística, que te inspiran con sus visiones y su imaginación, y a personas débiles y necesitadas. Permaneces tan fascinado por lo que tienen de bueno y por lo bien que te hacen sentir esos seres maravillosos, que pasas por alto otras características suyas que pueden ser más problemáticas. Pero tarde o temprano descubrirás que no todo es tan bonito como parecía al principio, y finalmente no te quedará otra alternativa que descender a la tierra y establecer la relación sobre bases más sólidas –o abandonarla–.

Neptuno en tránsito en trígono a tu Marte

Este tránsito altera la forma en que afirmas tu individualidad y vas en pos de lo que quieres en la vida. Marte representa el principio masculino que se hace valer y que, a menudo, actúa ciegamente centrado en sí mismo. Neptuno suaviza esa tendencia. Ahora te preocupas más por los sentimientos de los demás y te será más fácil usar tu energía para promover causas que beneficien a otras personas, y no solamente a ti mismo. Eres más considerado en la forma de afirmar tu presencia, e intentarás hacerlo de una manera que respete las necesidades y los deseos de los demás. Seguirás afirmando tu voluntad, pero tendrás más en cuenta los efectos de tus acciones.

Neptuno quiere que renuncies a usar tu Marte sólo para tus propios fines. En un sentido, lo que se te pide es que renuncies a usar tu poder en beneficio tuyo y lo utilices para ayudar a los demás. Sin embargo, debes tener cuidado de no entregarte a causas extremas y dejarte llevar por la visión de ti mismo como una especie de mensajero divino.

La sexualidad es otro dominio de Marte, y la influencia de Neptuno puede refinar tu expresión afectiva y hacer tus relaciones personales más armoniosas y más tiernas. Por otro lado, puede activarse en este período el deseo de trascender el impulso sexual por una empresa creativa o una senda de crecimiento espiritual.

 

Neptuno en tránsito en trígono a tu Júpiter

Júpiter se asocia con la necesidad de ensanchar la conciencia y dar significado a la existencia mediante la filosofía o conceptos espirituales, y Neptuno estimula la expansividad y el idealismo natural de Júpiter.

Durante este período estás abierto a dejarte inspirar y elevar por ideas filosóficas, el conocimiento metafísico y la práctica espiritual –todo aquello que enriquece tu sentimiento de fraternidad con el resto de la creación–. Tu perspectiva de la vida es optimista y llena de realizaciones, y sientes aumentar el deseo de participar en la vida, conocer gente y tener experiencias nuevas.

Es buen momento para profundizar en cualquier estudio o viajar a otro país, donde tengas probabilidades de permanecer un tiempo y absorber en plenitud otra cultura.

 

Neptuno en tránsito en trígono a tu Saturno

Cuando Neptuno entra en contacto con Saturno, las defensas de este último fallan y dejan al descubierto las dudas y debilidades relacionados con su emplazamiento. Durante este período Neptuno va minando la muralla protectora de Saturno, y es probable que no sea una experiencia fácil de soportar. Sin embargo, al desprenderte de la imagen que tienes de ti mismo y volver a conectarte con lo que habías excluido de tu identidad, puedes cambiar y crecer. Saturno intenta proteger del dolor y de la inseguridad, pero también puede estar reprimiendo parte de tu potencial creativo, recursos todavía no explotados y talentos ocultos que están esperando a ser cultivados.

Este tránsito te ayudará a ver más allá de esas defensas y contactar con tus sentimientos y aspiraciones más escondidas. Es buen momento para unir la visión espiritual o intuitiva con el sentido práctico de la realidad cotidiana. Por ende, puede ser una época muy favorable para que, con paciencia y disciplina, des alguna forma de expresión concreta a tu inspiración creativa. Si toda tu visión del mundo está cambiando –aparecen nuevas ideas y conceptos que vienen a sustituir tu antigua manera de encarar la vida–, el proceso creativo puede ser una buena vía para integrar esos cambios internos en la psique, dándoles estructuras concretas.

 

Neptuno en tránsito en trígono a tu Urano

Puesto que ambos planetas se mueven muy lentamente, un tránsito entre ellos afecta a grandes grupos de personas. El contacto cobra más importancia cuando activa los aspectos de Urano con otros planetas, especialmente con cualquiera de los planetas personales.

No obstante, en rasgos generales, eres más receptivo a las ideas o corrientes conceptuales que flotan en el aire. También se despierta un interés especial por la filosofía y la metafísica, y este período puede aportarte intuiciones y revelaciones profundas que te permitan encontrar soluciones a viejos problemas, y seguir adelante. Te sientes tan inspirado por una nueva visión de la vida que no tienes demasiada dificultad para adaptarte a las nuevas perspectivas, porque te sientes preparado para ellas.

 

Neptuno en tránsito en trígono a tu Neptuno natal

Este tránsito, que se produce alrededor de los cincuenta y cinco años, coincide aproximadamente con el tránsito de Urano en trígono con el Urano natal. Aunque los últimos años han dejado claro que ya no eres joven y te viste obligado a aceptar los efectos desagradables del envejecimiento paulatino, este tránsito te da el ímpetu de seguir explorando nuevos horizontes, especialmente en la dimensión interior y espiritual.

Neptuno simboliza el deseo de trascender los límites de la identidad material. Ahora es un buen momento para comprenderte mejor a ti mismo y hacer los sacrificios necesarios para aceptar tu vida tal como es.

 

Neptuno en tránsito en trígono a tu Plutón

Debido a que ambos planetas se mueven con tanta lentitud, muchas personas tendrán al mismo tiempo las vivencias relacionadas con los tránsitos entre Neptuno y Plutón. La forma en que te afecta este tránsito personalmente depende de los aspectos que Plutón forme en tu carta natal.

Por lo general, te vuelves más receptivo al ímpetu de buscar el cambio y la renovación. Ahora te sientes más inclinado a mirar más en profundidad dentro de ti, y esto puede estimular un interés en la psicología, la metafísica o las ciencias ocultas. Quizás tengas que enfrentarte con alguna faceta de tu psique que hasta ese momento hayas sepultado o mantenido en secreto. Es probable que tengas que desprenderte de una etapa de la vida para dejar lugar a algo nuevo. Una actitud de buena disposición, aceptación y fe ayudará a hacer la transición.

 

Neptuno en tránsito en trígono a tu Ascendente

Este tránsito de Neptuno hace que tengas relaciones más espirituales y mayor inclinación a idealizar a las personas, y que te vuelvas muy romántico, pudiendo causar posteriormente ciertas desilusiones. La tendencia a acogerte a filosofías idealistas y visiones espirituales del mundo, va a distraerte a la hora de enfrentarte con la realidad diaria; aunque pueden ayudarte a trascender tus preocupaciones mediante experiencias más elevadas. Es un buen momento para quedarte a solas y meditar sobre el significado de tu vida.

En este período aumenta tu percepción y sensibilidad por otras personas, pudiendo darte cuenta de asuntos más sublimes y entendiendo aspectos más profundos de sus relaciones, así como ser más compasivo con los defectos de los demás y ayudarles.

 

Neptuno en tránsito en trígono a tu Mediocielo

Con este tránsito de Neptuno, puedes dejar algunas cosas prácticas para dedicarte a temas más espirituales. Esto puede ser algo positivo, pero no debes olvidar tus asuntos materiales. Es un período en el que te sientes más compasivo, dedicándote a ayudar a los demás. Excelente motivación para que comiences a actuar sin egoísmo, utilizando tu intuición en asuntos de negocios y profesionales. Por el lado negativo, puede aparecer la tendencia a no imponerte cuando alguna situación lo requiera; cuida tus intereses particulares.

 

Sextil a Neptuno

Neptuno en tránsito en sextil a tu Sol

Cuando Neptuno transita en aspecto con el Sol, disuelve las fronteras de la identidad. Te pide que renuncies a la forma en que te sientes a ti mismo para dar lugar a algo nuevo. Este período te ofrece una visión nueva de ti mismo, más amable, expansiva o creativa que antes. Sin embargo, has de cuidarte del falso optimismo; si crees que has descubierto el sentido de una paz y una felicidad que nadie ni nada podrá conmover jamás, te estarás preparando para un despertar desagradable, cuando, tarde o temprano, esa burbuja termine por estallar. En un sentido más positivo, la tendencia neptuniana a difuminar las fronteras del yo solar tiene el efecto de estimular tu imaginación creativa. Ahora es una buena época para volverte más receptivo a lo que se conoce como el «ámbito de lo imaginario» o «ámbito místico», es decir, el plano de existencia y conciencia donde circulan imágenes, ideas y sentimientos de dimensión universal arquetípica.

 

Neptuno en tránsito en sextil a tu Luna

Cuando Neptuno en tránsito forma un aspecto con la Luna natal, estos planetas se combinan para incrementar tu receptividad hacia el ambiente y hacia las personas que te rodean. La nota dominante de este período es la comprensión, la compasión y el sacrificio. Como en estos momentos estás más abierto a influencias de fuera, es fácil que los demás se aprovechen de ti, a menos que tengas más cautela y discrimines mejor.

Neptuno intensifica la necesidad lunar de unirse y fundirse con otros, al mismo tiempo que te deja indefenso ante el engaño… la receta ideal para relaciones complejas y difíciles. La sinceridad emocional no es probablemente lo primero que uno asocia con un tránsito Neptuno-Luna, y sin embargo, ser tan veraz como sea posible contigo mismo y con los demás es, durante este período, el mejor antídoto contra sus manifestaciones negativas.

 

Neptuno en tránsito en sextil a tu Mercurio

Esta es una excelente época para integrar los procesos racionales con tu capacidad sensorial e intuitiva, ya que, aunque está activada, tu imaginación no interfiere con tu capacidad de pensar lógicamente y con claridad. Puede ser que lo que «captes» resulte de una precisión inquietante y que haya algo de «inspirado» en muchas de las ideas y de los sentimientos que tienes durante este tránsito. Ahora tienes un acceso fácil a la sabiduría de tu inconsciente, al «sabio» que todos llevamos dentro, y podrías hacer buen uso de este período si todos los días te dejas tiempo para la quietud y la reflexión. Probablemente, recibirás las respuestas que necesitas para entender o resolver mejor cualquier problema que tengas.

También la creatividad y el sentido práctico están bien sincronizados durante este tránsito Neptuno-Luna. La inspiración neptuniana puede canalizarse por vías artísticas como la poesía, la pintura, la música o la danza y llevarte a dimensiones de expresión hasta ahora desconocidas.

 

Neptuno en tránsito en sextil a tu Venus

Estás entrando en una época en la que tu capacidad de apreciar el mundo que te rodea se incrementa. Parece que el corazón se expande y rebosa de amor, no por una sola persona, sino por toda la creación. Te conmueve fácilmente la belleza, y te sientes más afectuoso con los demás. Neptuno disuelve los límites, y es probable que en este período sientas el deseo de perderte en otra persona. Pero ten cuidado, porque Neptuno trae consigo la tendencia a idealizar y a no ver con claridad lo que tiene delante.

Eres especialmente susceptible a las personas soñadoras y de sensibilidad artística, que te inspiran con sus visiones y su imaginación, y a personas débiles y necesitadas. Permaneces tan fascinado por lo que tienen de bueno y por lo bien que te hacen sentir esos seres maravillosos, que pasas por alto otras características suyas que pueden ser más problemáticas. Pero tarde o temprano descubrirás que no todo es tan bonito como parecía al principio, y finalmente no te quedará otra alternativa que descender a la tierra y establecer la relación sobre bases más sólidas –o abandonarla–.

 

Neptuno en tránsito en sextil a tu Marte

Este tránsito altera la forma en que afirmas tu individualidad y vas en pos de lo que quieres en la vida. Marte representa el principio masculino que se hace valer y que, a menudo, actúa ciegamente centrado en sí mismo. Neptuno suaviza esa tendencia. Ahora te preocupas más por los sentimientos de los demás y te será más fácil usar tu energía para promover causas que beneficien a otras personas, y no solamente a ti mismo. Eres más considerado en la forma de afirmar tu presencia, e intentarás hacerlo de una manera que respete las necesidades y los deseos de los demás. Seguirás afirmando tu voluntad, pero tendrás más en cuenta los efectos de tus acciones.

Neptuno quiere que renuncies a usar tu Marte sólo para tus propios fines. En un sentido, lo que se te pide es que renuncies a usar tu poder en beneficio tuyo y lo utilices para ayudar a los demás. Sin embargo, debes tener cuidado de no entregarte a causas extremas y dejarte llevar por la visión de ti mismo como una especie de mensajero divino.

La sexualidad es otro dominio de Marte, y la influencia de Neptuno puede refinar tu expresión afectiva y hacer tus relaciones personales más armoniosas y más tiernas. Por otro lado, puede activarse en este período el deseo de trascender el impulso sexual por una empresa creativa o una senda de crecimiento espiritual.

 

Neptuno en tránsito en sextil a tu Júpiter

Júpiter se asocia con la necesidad de ensanchar la conciencia y dar significado a la existencia mediante la filosofía o conceptos espirituales, y Neptuno estimula la expansividad y el idealismo natural de Júpiter.

Durante este período estás abierto a dejarte inspirar y elevar por ideas filosóficas, el conocimiento metafísico y la práctica espiritual –todo aquello que enriquece tu sentimiento de fraternidad con el resto de la creación–. Tu perspectiva de la vida es optimista y llena de realizaciones, y sientes aumentar el deseo de participar en la vida, conocer gente y tener experiencias nuevas.

Es buen momento para profundizar en cualquier estudio o viajar a otro país, donde tengas probabilidades de permanecer un tiempo y absorber en plenitud otra cultura.

 

Neptuno en tránsito en sextil a tu Saturno

Cuando Neptuno entra en contacto con Saturno, las defensas de este último fallan y dejan al descubierto las dudas y debilidades relacionados con su emplazamiento. Durante este período Neptuno va minando la muralla protectora de Saturno, y es probable que no sea una experiencia fácil de soportar. Sin embargo, al desprenderte de la imagen que tienes de ti mismo y volver a conectarte con lo que habías excluido de tu identidad, puedes cambiar y crecer. Saturno intenta proteger del dolor y de la inseguridad, pero también puede estar reprimiendo parte de tu potencial creativo, recursos todavía no explotados y talentos ocultos que están esperando a ser cultivados.

Este tránsito te ayudará a ver más allá de esas defensas y contactar con tus sentimientos y aspiraciones más escondidas. Es buen momento para unir la visión espiritual intuitiva con el sentido práctico de la realidad cotidiana. Por ende, puede ser una época muy favorable para que, con paciencia y disciplina, des alguna forma de expresión concreta a tu inspiración creativa. Si toda tu visión del mundo está cambiando –aparecen nuevas ideas y conceptos que vienen a sustituir tu antigua manera de encarar la vida–, el proceso creativo puede ser una buena vía para integrar esos cambios internos en la psique, dándoles estructuras concretas.

 

Neptuno en tránsito en sextil a tu Urano

Puesto que ambos planetas se mueven muy lentamente, un tránsito entre ellos afecta a grandes grupos de personas. El contacto cobra más importancia cuando activa los aspectos de Urano con otros planetas, especialmente con cualquiera de los planetas personales.

No obstante, en rasgos generales, eres más receptivo a las ideas o corrientes conceptuales que flotan en el aire. También se despierta un interés especial por la filosofía y la metafísica, y este período puede aportarte intuiciones y revelaciones profundas que te permitan encontrar soluciones a viejos problemas, y seguir adelante. Te sientes tan inspirado por una nueva visión de la vida que no tienes demasiada dificultad para adaptarte a las nuevas perspectivas, porque te sientes preparado para ellas.

 

Neptuno en tránsito en sextil a tu Neptuno natal

Este tránsito, que se produce entre los veinticinco y los treinta años, coincide aproximadamente con el primer retorno de Saturno y señala una fase decisiva en la vida.

Te sientes inquieto y quieres explorar las facetas de tu ser que hasta ese momento tal vez hayas ignorado o dejado de lado. Quieres evolucionar y trascender los límites de la rutina cotidiana para lograr algo más grande de lo que ya eres. Es un buen momento para potenciar tus talentos ocultos e introducir algunos cambios en tu vida. Neptuno tiende a pasarse de los límites y apuntar demasiado alto, pero Saturno te ayudará a recordar cuáles son tus límites y mantenerte en la perspectiva adecuada.

 

Neptuno en tránsito en sextil a tu Plutón

Debido a que ambos planetas se mueven con tanta lentitud, muchas personas tendrán al mismo tiempo las vivencias relacionadas con los tránsitos entre Neptuno y Plutón. La forma en que te afecta este tránsito personalmente depende de los aspectos que Plutón forme en tu carta natal.

Por lo general, te vuelves más receptivo al ímpetu de buscar el cambio y la renovación. Ahora te sientes más inclinado a mirar más en profundidad dentro de ti, y esto puede estimular un interés en la psicología, la metafísica o las ciencias ocultas. Quizás tengas que enfrentarte con alguna faceta de tu psique que hasta ese momento hayas sepultado o mantenido en secreto. Es probable que tengas que desprenderte de una etapa de la vida para dejar lugar a algo nuevo. Una actitud de buena disposición, aceptación y fe ayudará a hacer la transición.

 

Neptuno en tránsito en sextil a tu Ascendente

Este tránsito de Neptuno hace que tengas relaciones más espirituales y mayor inclinación a idealizar a las personas, y que te vuelvas muy romántico, pudiendo causar posteriormente ciertas desilusiones. La tendencia a acogerte a filosofías idealistas y visiones espirituales del mundo, va a distraerte a la hora de enfrentarte con la realidad diaria; aunque pueden ayudarte a trascender tus preocupaciones mediante experiencias más elevadas. Es un buen momento para quedarte a solas y meditar sobre el significado de tu vida.

En este período aumenta tu percepción y sensibilidad por otras personas, pudiendo darte cuenta de asuntos más sublimes y entendiendo aspectos más profundos de sus relaciones, así como ser más compasivo co los defectos de los demás y ayudarles.

 

Neptuno en tránsito en sextil a tu Mediocielo

Con este tránsito de Neptuno, puedes dejar algunas cosas prácticas para dedicarte a temas más espirituales. Esto puede ser algo positivo, pero no debes olvidar tus asuntos materiales. Es un período en el que te sientes más compasivo, dedicándote a ayudar a los demás. Excelente motivación para que comiences a actuar sin egoísmo, utilizando tu intuición en asuntos de negocios y profesionales. Por el lado negativo, puede aparecer la tendencia a no imponerte cuando alguna situación lo requiera; cuida tus intereses particulares.

 

Neptuno en los Signos

Neptuno en Aries: Buena receptividad apoyada por la intuición. Momentos de inspiración que surgen espontáneamente. Su voluntad de cambio es aplicada a conectar con los demás en planos cargados de energía psíquica. Sabe hacer frente a los esquemas morales establecidos, impulsado por sus tendencias espirituales o idealistas. Psiquismo sensible que puede manifestarse creativamente en los momentos más álgidos. Descontento hacia las imposiciones morales. Su fantasía e imaginación hace reordenar la realidad cuando ésta se convierte, por las circunstancias, en angustiante. Riesgo de patología nerviosa de difícil diagnóstico.

 

Neptuno en Tauro: Capacidad artística, apoyado en su imaginación, para transformar estéticamente los objetos materiales de uso cotidiano. Buen sentido económico para negocios en los que el agua o los líquidos jueguen un papel destacado. Sus ganancias financieras son misteriosas para las personas que le rodean. Su estado material está estrechamente conectado con sus buena intuición para saber escoger el momento de intervención. Motivado por su idealismo puede vivir momentos de sacrificio material en favor de otras personas más necesitadas. Riesgo de patología en garganta o vértebras cervicales provocadas por desidia o malas rutinas.

 

Neptuno en Géminis: Sus facultades mentales están adornadas por la intuición, y ésta, le facilita la comprensión de la esencia de las cosas. Presiente telepáticamente los pensamientos de los demás. Su inspiración le permite expresarse con acierto frente a problemas intelectuales aparentemente insolubles. Su sensibilidad e imaginación estimula el sentido creativo intelectual. Sus viajes pueden estar forzados por enemistades a causa de sus concepciones ideológicas o políticas. Su mente posee una excelente memoria fotográfica. Riesgo de patología en brazos o pulmones de difícil curación.

 

Neptuno en Cáncer: La ternura y el desprendimiento son condiciones emotivas fundamentales en sus vivencias familiares. Le encanta mostrarse protector hacia sus relaciones íntimas. Posibilidad de desarrollar facultades psíquicas mediúmnicas. Su intuición no conoce barreras para penetrar los sentimientos de los demás. La nostalgia forma parte emotiva de su naturaleza íntima. En su familia o en sus orígenes hay misterios celosamente guardados al conocimiento de los demás. La serenidad emocional es fundamental para sus inspiraciones creativas. El origen de su patología es hereditario.

 

Neptuno en Leo: Su fantasía, imaginación e intuición unidas le posibilitan unas excelentes cualidades artísticas. Romanticismo e idealismo sentimental. Atracción hacia la confidencia amorosa. Su vida sentimental puede ser un misterio para sus relaciones más próximas. Pruebas y decepciones amorosas resultantes de mezclar lo sensual con lo místico. Puede haber impedimentos afectivos motivados por compromisos adquiridos anteriormente. Su fantasía necesita ser plasmada para no perderse como mera ilusión. Riesgo de patología en columna vertebral.
Aquí Neptuno se halla en su signo de EXALTACIÓN, por lo que tiene una gran capacidad para triunfar o conseguir lo que se propone, pero debe evitar la soberbia y la impaciencia, que le puede llevar a alcanzar sus logros por métodos poco ortodoxos.

 

Neptuno en Virgo: Su sentido práctico se alía con la intuición para conseguir resultados pragmáticos. Necesidad de guardar secreto en sus actividades laborales. Su habilidad para transformar misteriosamente lo establecido debe ser mantenida oculta para que pueda seguir manifestándose. Sus hábitos personales son el origen de patologías de difícil curación. Abnegación y capacidad de sacrificio en sus servicios cuando afectivamente se le sabe ganar. Sensibilidad y sugestionabilidad hacia las influencias que puedan ejercer sobre Usted quiénes le rodena laboralmente. Los excitantes le son muy perjudiciales para su salud.
Aquí Neptuno se halla en su signo de EXILIO, por lo que tiene poca capacidad para triunfar o conseguir lo que se propone, si no cuenta con los aliados necesarios.

 

Neptuno en Libra: Capacidad de desprendimiento y de considerable ternura hacia la pareja. Sus enemistades surgen como consecuencia de equívocos sociales originados por su despiste. Su sensibilidad, intuición y delicadeza le conducen a ser humanitario y amante de la paz social. Agrado por las manifestaciones musicales multitudinarias. Busca la unión con los demás, guiado más por su espíritu social que por la interpretación literal de los códigos. La tolerancia y la comprensión son su divisa en el trato social. Su tolerancia hacia las costumbres sociales puede dar origen a patología en riñones.

 

Neptuno en Escorpio: Intensificación de las emociones y énfasis en la sensualidad. Intriga hacia lo misterioso y oculto. Sus dudas provocan transformaciones sentimentales que afectan a su capacidad de entrega. Realizaciones artísticas apoyadas en la satisfacción de sus sentimientos. Dones ocultos para interiorizar en el subconsciente humano, y poder interpretar sus claves y símbolos. Se beneficia económicamente de pareja o asociaciones de forma incomprensible para los demás. Necesidad de vigilar la patología de origen sexual para que no degenere.

 

Neptuno en Sagitario: Sus ideales mentales y principios éticos le conducen a preocuparse por los valores espirituales. Exploración de los poderes de la mente en una búsqueda filosófica hacia el origen de los símbolos culturales. Profundiza intuitivamente en conocimientos ocultistas para que sean comprendidos por otras personas. Se deja llevar por sus presentimientos a la hora de aprender lo esencial de las teorías intelectuales. Falta de concentración y frecuentes despistes cuando se le somete a pruebas intelectuales.

 

Neptuno en Capricornio: La inspiración acompaña a su vida profesional, lo cual le permite, actuar de manera oportuna en el momento adecuado. Su éxito social va acompañado de traiciones y engaños. Sus asuntos profesionales se pueden ampliar mucho y ello puede menoscabar la solidez de los mismos. Necesidad de guardar secreto en su profesión para no atraerse enemistades. Conoce como conectar profesionalmente con el medio social en el que se mueve. Su profesión está sujeta a las iniciativas sociales del grupo. La enfermedad puede jugar un rol importante en sus transformaciones profesionales.

 

Neptuno en Acuario: El razonamiento y la capacidad intuitiva están unidos. Proyectos idealistas, llenos de originalidad, surgidos del grupo y llevados a cabo en beneficio del mismo. Su toma de conciencia social es intuitiva y abierta a toda clase de servicios que los demás puedan solicitarle. Sus características personales le atraen amistades idealistas, con las cuales puede efectuar el desarrollo de sus proyectos. Los retrasos en la realización de sus planes, pueden estar provocados por impedimentos patológicos de sus asociaciones.
Aquí Neptuno se halla en su signo de CAÍDA, por lo que tiene poca capacidad para triunfar o conseguir lo que se propone si no cuenta con los aliados necesarios. Debe intentar hacerse valer por sí mismo y ser menos influenciable, aunque actúe en asociación.

 

Neptuno en Piscis: Enorme sensibilidad y potente imaginación. Cualidades de medium. Discreción y calma interna son cualidades básicas para poder superar las pruebas de su existencia. Espíritu de sacrificio y de renuncia desarrollados. Sufre por la falta de libertad ajena física o psíquica. Tendencia al confinamiento voluntario para conseguir reconocer su esencia interna. Su capacidad de entrega es puesta al servicio de los demás para que superen sus pruebas. Su salud personal le puede ayudar a alcanzar importantes desprendimientos en la superación de sus pruebas personales.
Aquí Neptuno se halla en su signo de DOMICILIO, por lo que tiene una gran capacidad para triunfar o conseguir lo que se propone.

 

Neptuno en las Casas

Neptuno en tránsito por tu Primera Casa

Cuando Neptuno cruza el Ascendente y entra en la Primera Casa es casi como si volvieras a nacer. Como tu antiguo yo se está muriendo, puede que te sientas perdido y confundido, pero no queda otra opción que aceptar esta nueva situación y convivir con ella. La mejor actitud para enfrentarte a ese cambio es tener fe en la vida y confiar en que en última instancia todo terminará por ocupar el lugar que le corresponde. Esencialmente, esto significa darte permiso para no hacer otra cosa que mantenerte a flote hasta que llegue el momento en que puedas pisar de nuevo terreno firme.

El tránsito de Neptuno por el Ascendente estimula también el deseo de trascender la condición de ser una entidad aparte y de fundirse con algo mayor, de tal manera que pueden darse anhelos y vivencias de carácter místico o religioso. Así pues, dada la naturaleza nebulosa de Neptuno, es aconsejable que ejerces mucha discriminación en cuanto a aquello que decidas adorar o a lo que elijas entregarte. La credulidad de Neptuno es legendaria y puede llevarte a querer «perderte» a ti mismo y dejarte fascinado por personajes carismáticos, cuyos planes utópicos o propuestas descabelladas te llevarán a la decepción y el desengaño.

En el ámbito de las relaciones personales, Neptuno tiende a actuar como unas gafas de color rosa. Si te enamoras durante este periodo, no es simplemente de cualquiera, sino de la mujer de tus sueños. El problema es que tarde o temprano te despertarás y descubrirás que el ser amado no es lo que te imaginabas que era. De este modo, te sentirás un día en la cumbre del éxtasis, para precipitarte al siguiente en un abismo de desilusión. No obstante, si has llevado siempre una vida rígida y cautelosa, pero algo aburrida, puede que el efecto disolvente de Neptuno sea precisamente lo que necesitas para tu próxima etapa de crecimiento.

 

Neptuno en tránsito por tu Segunda Casa

El efecto más obvio de este tránsito es que tus valores cambian, lo cual puede afectar tanto a tu situación financiera como a tu forma de relacionarte con lo material. Pero Neptuno suele operar de forma subrepticia y, además, tiende a provocar el caos, la confusión y el engaño. Debes tener cuidado de no hacer inversiones imprudentes o caer víctima de promesas que te ofrezcan un enriquecimiento rápido.

Por otro lado, puede que emerja un sistema de valores diferente, en el cual el foco no esté puesto principalmente en la seguridad y el dinero. Si estás aburrido o frustrado con tu trabajo actual, es posible que este tránsito te incline a buscar otro más interesante, aunque menos remunerado. Obviamente, es aconsejable tener mucho cuidado, ya que las propuestas de Neptuno tienden a parecer más ideales de lo que son en realidad. Por lo tanto, sería mejor que intentes primero hacer el trabajo que tienes más interesante, antes de cortar por lo sano para luego descubrir que todo era un castillo en el aire.

Así pues, una de las lecciones de Neptuno pasando por la segunda casa puede consistir en desapegarse de cosas muy queridas. Tal vez perderás algo para descubrir que tu yo verdadero permanezca inalterado a pesar de que «todo lo demás» te ha sido arrebatado.

 

Neptuno en tránsito por tu Tercera Casa

El efecto más obvio de este tránsito es que tu forma de pensar cambia, lo cual puede afectar tanto a tu interior como a tu manera de relacionarte con los demás. Te estás volviendo más sensible y tu intuición y la percepción se incrementan. Puede que durante este periodo de des cuenta de cosas a tu alrededor que antes jamás notabas. Por otro lado, la naturaleza difusa de Neptuno tiende a perjudicar la concentración mental y causar confusión e incertidumbre. Te resulta mucho más difícil tomar una posición definida sobre situaciones determinadas, ya que tiendes a contemplar las cosas desde tantos ángulos diferentes que te cuesta llegar a una conclusión clara.

En lo que se refiere a tu forma de comunicarte, tienes propensión a entender e interpretar mal a otros, aunque, paradójicamente, tu capacidad de sintonizar con los pensamientos de los demás parece estar más acentuado que nunca. Pero Neptuno es tramposo, y muchos de estos problemas se pueden evitar si te tomas el tiempo necesario para aclarar los detalles.

Tal vez el lado más positivo de este tránsito es el aumento de intuición y percepción, la capacidad de comprender verdades sutiles, incluso de naturaleza metafísica. Explorar la conexión entre lo que sucede en el medio y lo que sucede en tu interior es otra manera fructífera de usar el paso de Neptuno por la Tercera Casa.

 

Neptuno en tránsito por tu Cuarta Casa

Cuando Neptuno entra en esta casa, la esfera que representa el fundamento personal de cada uno de nosotros, tanto en el nivel material como en el espiritual, puede que ya no sepas dónde estás, y que te falte un sentimiento de ti mismo lo bastante sólido para que te sirva de base para tu visión de la vida. Quizá necesitas simplemente tomarte tiempo para estar contigo mismo, para dirigir la mirada hacia dentro y hacer contacto con lo que sientes en lo más profundo de tu ser. Parece que haya llegado el momento de dejar andar buscando «ahí fuera» algo que te diga qué has de ser o qué debes hacer.

Es probable que durante este periodo tengas la sensación de un vacío interior, de que tu vida esté incompleta y carezca de significado. La solución consiste en buscar respuestas en las dimensiones más profundas y sutiles de tu persona, explorar tu subconsciencia y descubrir facetas que estaban adormecidas hasta ahora.

Pero este tránsito puede manifestarse también de una forma más concreta y tangible. Puede que te encuentres atrapado en un conflicto entre tu vida personal y tu vida profesional y sientes la necesidad de sacrificar parte del tiempo dedicado a tu trabajo para atender a problemas personales o domésticos urgentes. Si l situación no llega a ser tan seria, tal vez sientes simplemente el deseo de reformar tu hogar para mejorar el ambiente.

 

Neptuno en tránsito por tu Quinta Casa

Durante este periodo, cuando el nebuloso Neptuno pasa por la esfera que representa la individualidad creativa, tiendes a dejarte llevar demasiado por ti mismo, pensando que eres alguien único y muy especial que merece el reconocimiento del mundo entero. Nada es de tamaño real: la felicidad se convierte en éxtasis y un contratiempo parece ser una tragedia.

La Quinta Casa se relaciona también con el amor, el romance y los hijos, y aquí Neptuno plantea diversos problemas. Por un lado, tiendes a idealizar una relación o una persona amada, pero después llegas a notar sus fallos y te desencantas al ver que no está a la altura de tus expectativas. Por otro lado, puede que te enamores de una persona «imposible», alguien que, por la razón que sea, está fuera de tu alcance y no puede corresponderte. Si tienes hijos, es probable que en esta época tengas que hacer sacrificios por ellos o que sufras viendo como un hijo mayor pasa por una crisis emocional que no puedes impedir. El dolor, el enojo, la culpa y el resentimiento que acompañan a experiencias como éstas deben ser comprendidos y elaborados. Entonces, podrás evolucionar y crecer interiormente. Puede ayudarte a recordar que el sufrimiento es una de las vías que conducen a una expansión de la conciencia.

 

Neptuno en tránsito por tu Sexta Casa

Este tránsito afecta en particular a dos esferas de la vida: el trabajo y la salud. Durante este periodo es importante que hagas todo lo posible por fortalecer tu sistema nervioso. El ejercicio, el descanso y la dieta pueden ayudar a contrarrestar algunos de los posibles efectos perjudiciales de este tránsito. El abuso de alcohol y otras drogas puede resultar especialmente peligroso, pero incluso puede que descubras que hay ciertos alimentos y hábitos ante los cuales tu cuerpo tiene una reacción negativa.

En el ámbito de la vida laboral, Neptuno indica generalmente la necesidad de hacer algún sacrificio, aunque debes tener cuidado de no prometer demasiado o de trabajar hasta el agotamiento, lo cual tendrá repercusiones en tu salud y tu vida personal. Otro problema puede ser un ambiente laboral incierto o compañeros de trabajo agobiantes. Pese a todas las dificultades que puede provocar, Neptuno en tránsito por la Sexta Casa quizá aluda a un periodo en el que estás absorbido por un trabajo gratificador. En particular, puede ser un buen momento para la expresión creativa, o para un empleo relacionado con atender o ayudar a otras personas. Si trabajas con ánimo de servir a tu prójimo, estarás cumpliendo la misión neptuniana de reconocer tu vínculo con el resto de la creación, y ésta es la principal lección que quiere enseñar Neptuno.

 

Neptuno en tránsito por tu Séptima Casa

La entrada de Neptuno en la Séptima Casa señala cambios y posiblemente sacrificios en la esfera de las relaciones personales. Incluso si consideras que tu relación de pareja es buena, este tránsito te exigirá volver a examinarla y trabajar para mejorarla aun más. Ahora se te ofrece la posibilidad de conocerte más a ti mismo y aumentar tu comprensión de la dimensión más íntima de las relaciones en general. Así serás capaz de expresar mejor tu sensibilidad y tu compasión por los demás.

Si, por otro lado, tu situación de pareja es insatisfactoria, puede que durante mucho tiempo hayas podido contener tus quejas y frustraciones, pero Neptuno alterará ese panorama. Las llevará a la superficie para que puedas encararlas, y resolverlas, aunque es posible que tu solución consista en buscar una persona nueva que se asemeja más al ideal que tienes. El problema es que quizá no estés percibiendo con claridad a esta persona o que busques una diosa, y finalmente, cuando demuestra que es un ser humano, con fallos e imperfecciones, te decepciona.

En ocasiones este tránsito significa la pérdida de pareja, ya sea por muerte, divorcio u otra forma de separación, y si esto sucede, es porque toca aprender una lección de desapego, de superar la perdida del viejo yo y construir una nueva imagen más verdadera y sólida.

 

Neptuno en tránsito por tu Octava Casa

La Octava Casa está relacionada con los recursos compartidos, como las finanzas y el dinero, pero también con los sentimientos compartidos, es decir, las emociones que van y vienen entre dos personas que mantienen una relación íntima.

Con la entrada de Neptuno en esta casa existe una propensión a los malentendidos en tus transacciones con otras personas, por lo que es importante asegurar los acuerdos por escrito y leer bien la letra pequeña, especialmente para los tratos financieros o herencias que pueden resultar confusos. De todos modos, mucho dependerá del tipo de aspectos que forma Neptuno con otros planetas en tu carta durante esta época.

En lo que se refiere a tu vida íntima, ahora eres más sensible y dispuesto a sacrificar tus propios intereses por la persona que quieres. La Octava Casa es el lugar de la carta donde aprendemos a fundirnos más íntimamente con otra persona; donde morimos como «yo» para renacer como «nosotros». Si has tenido dificultades para expresarte sexualmente o para «soltarte» totalmente con otra persona, este tránsito puede marcar un cambio decisivo.

Por otro lado, es posible que decidas trascender totalmente los deseos sexuales para canalizar en otras direcciones esa energía y emprender la senda de purificación o de rendición espiritual.

 

Neptuno en tránsito por tu Novena Casa

Cuando Neptuno transita por la Novena Casa, la esfera de la vida asociada con la filosofía y la religión, así como los viajes (tanto externos como internos), tu visión del mundo y tu manera de enfocar la vida dejan de ser las mismas. Ahora sientes el irresistible deseo de conectar con algo mayor que tu propio ser y explorar las dimensiones más sutiles de la existencia. Pero, como sucede generalmente bajo la influencia del nebuloso Neptuno, es posible que no sepas muy bien en qué o quién se puede confiar. Si te dejas atraer hacia cualquiera, o cualquier cosa, que te promete la iluminación o salvación, es probable que te encuentres liado con grupos o personajes un tanto extraños. Pero incluso si el gurú o el sistema filosófico son genuinos, con Neptuno en la Novena Casa, pueden convertirse en un motivo de fanatismo o de obsesión. El problema estará en tu propia torpeza que te lleva a deformar sus enseñanzas. Además, si Neptuno forma aspectos difíciles durante este tránsito, puede crear confusión respecto de qué dirección seguir en la vida, y una inquietante incertidumbre en lo referente al futuro.

No obstante, sabiendo todo esto y tomando las precauciones oportunas, este periodo puede ser muy fructífero para profundizar en el estudio, la meditación, la metafísica y las artes como la música, la danza, la pintura o la poesía. Al fin y al cabo, quizás descubrirás un sentido más válido de tu potencial y una comprensión más vasta de la naturaleza de la realidad.

 

Neptuno en tránsito por tu Décima Casa

Con la entrada de Neptuno en la Décima Casa, es probable que empieces a sentir inseguridad o descontento en lo que se refiere a tu situación laboral o profesional. Tal vez te sientas motivado para introducir innovaciones en tu trabajo o buscar una ocupación que esté más de acuerdo con tus verdaderos intereses. Una manera constructiva de usar este tránsito es tomarte el tiempo necesario para analizar y reflexionar sobre tu situación actual, tus ambiciones y anhelos en la vida. Pero debes tener cuidado, porque con el vago Neptuno en esta casa corres el riesgo de fantasear con posibilidades laborales realmente nada prácticas, carentes de realismo o que están fuera de tu alcance. Pero Neptuno no significa sólo sueños irreales, sino también idealismo y altruismo. Quizá sientes en estos momentos una especie de llamada o te sientas atraído hacia una labor que te conmueve e interesa emocionalmente.

Por otro lado, este tránsito suele ser acompañado de contrariedades y sacrificios en la carrera. Puedes verte privado del reconocimiento o la remuneración merecidos o sufrir decepciones que te «bajarán los humos», como por ejemplo si se conceda a un colega el ascenso que esperabas. En casos extremos puede producirse el despido o la quiebra de la empresa, acontecimientos devastadores que te piden que renuncies a tu actual sentimiento de ti mismo para que así pueda nacer algo nuevo. Cuando la vida se nos desintegra de esta manera, eso asusta, sin embargo, desintegrarse puede ser la primera fase de un proceso de reconstrucción.

 

Neptuno en tránsito por tu Undécima Casa

Cuando Neptuno entra en la Undécima Casa, es probable que empieces a sentir incertidumbre o descontento en lo que se refiere a tus objetivos e ideales en la vida. No obstante, ésta es una buena época para descubrir y, tal vez, conectarte con grupos u organizaciones que antes no te interesaban o de cuya existencia nada sabías, especialmente los de tipo neptuniano que se dedican a proteger el medio ambiente y sanar el planeta y sus habitantes. En el pasado quizá no te hayas preocupado mucho por cuestiones sociales o humanitarias, pero ahora es muy probable que sientas una ardiente necesidad de explorar y analizar más de cerca esos temas. Hasta puedes tener un atisbo de que los místicos describen como nuestra identidad espiritual y conexión recíproca con el resto de la creación que va más allá de las enseñanzas tradicionales de la Iglesia o los valores establecidos por el estado o la familia. Einstein hablaba de «ensanchar el círculo de nuestra compasión para abrazar a todas criaturas vivientes».

La Undécima Casa está también vinculada con el ámbito de la amistad. En su vertiente más positiva, Neptuno indica amigos que brindan su apoyo, su atención y su presencia cuando los necesitas o bien que te ensanchen el horizonte y te abren los ojos a metas y visiones nuevas, posiblemente de carácter espiritual o metafísico.

En su vertiente más negativa, Neptuno indica amigos que te traicionen, te defrauden o te abandonen. En estos casos, Neptuno no te pide que rompas la relación, al menos no siempre, sino que renuncies a las expectativas desmesuradas que impones a la amistad y que aprendas en cambio de ser más tolerante con los demás, y a aceptarlos tal como son.

 

Neptuno en tránsito por tu Duodécima Casa

Durante este periodo Neptuno, que está transitando por su propia casa, puede tener una influencia poderosa. Eres más sensible de lo habitual, y puedes tener más fácil acceso a las dimensiones inconscientes de tu personalidad e intuir las corrientes latentes de tu entorno. Es un buen momento para explorar tu interior y mirar hacia dentro para entenderte mejor y encontrar mayor satisfacción en la vida. Quizás en lo material hayas alcanzado mucho en el mundo, pero una creciente sensación de estar incompleto te dice que la vida es algo más. Neptuno está en camino hacia tu Ascendente, lo cual significa que estás al borde de un cambio importante y de una renovación psicológica, si no espiritual, que puede exigir que renuncies a tu vieja personalidad.

Durante este tránsito es posible que tengas ciertas intuiciones e impulsos que, si los sigues, te pueden afectar de maneras que no te imaginabas. El inconsciente es más sabio de lo que solemos creer, y ahora pueden aflorar sentimientos ocultos que se convierten en una urgente necesidad de restablecer el vínculo perdido con nuestra fuente y el resto de la creación. Los místicos lo llaman «la nostalgia de lo divino», la añoranza de Dios, es decir la reminiscencia de una armonía con algo más grande que nosotros, algo que trasciende las fronteras de nuestro ego falso.

Lo mejor de este tránsito de Neptuno es que en última instancia puede tener un efecto depurador sobre tu psique, permitiéndote sentir el amor, la comprensión y la disposición a perdonar necesarios para hacer las paces con personas o acontecimientos del pasado, o con partes de ti mismo.